Las adicciones del siglo XXI

Las adicciones del siglo XXI

Las nuevas tecnologías han favorecido la aparición en los últimos años de nuevas adicciones psicológicas como la adicción a Internet, a los móviles, las líneas 906, los videojuegos, etc. Unas adicciones que se unen a las ya tradicionales: ludopatía, adicción al sexo, compra compulsiva, adicción afectiva y adicción al trabajo.

Como ya se ha explicado todas ellas comparten unas características comunes, lo único que parece variar es a lo que se hacen adictos.

El adicto a Internet puede pasar horas y horas ante el ordenador abandonando no sólo actividades de ocio sino también, y lo que es más importante, descuidando aspectos esenciales de su vida diaria. Respecto a la adicción a Internet habría que distinguir según los contenidos a los que cada persona se hace adicto, es decir, analizar si se trata de chats, videojuegos, páginas eróticas, etc.

El adicto a móviles, líneas eróticas, los 806 o las party-lines por ejemplo dedica todo el tiempo que puede a llamar a estos números, desde casa o desde el trabajo. Suelen ser personas que tienen problemas para establecer relaciones personales ‘cara a cara’ y recurren a estos métodos para socializarse.

La ludopatía o adicción al juego es una de las más conocidas y de las más frecuentes en la consulta. El elemento más característico de esta adicción es la repercusión económica que puede tener para el entorno familiar del jugador. Dentro de la ludopatía es diferente el adicto a las máquinas tragaperras del adicto a los casinos ya que los límites están muy bien definidos en función del nivel adquisitivo de cada uno de ellos. Así un adicto a las tragaperras nunca entrará en un casino y viceversa.

La compra compulsiva no es una adicción muy conocida pero al igual que la ludopatía, lleva a quien la padece a gastar grandes sumas de dinero en ropa, electrodomésticos, relojes, coches, etc. La intención de estas personas es aparentar un nivel de vida que no es el suyo y que está muy por encima de sus posibilidades.

La adicción al sexo es una de las que peores consecuencias puede tener para la salud de quien la sufre ya que la necesidad de mantener relaciones sexuales en cualquier lugar y a cualquier hora a veces les puede llevar a olvidar el uso del preservativo para evitar las enfermedades de trasmisión sexual.

El adicto al trabajo, al contrario que todas las adicciones anteriores es el único que obtiene un beneficio económico de su adicción. Se trata de profesionales liberales que suelen tener problemas familiares o de pareja y se refugian en el trabajo para no afrontarlos. Llegan a trabajar sábados, domingos, festivos con tal de evitar la vuelta a casa.

La adicción afectiva es una dependencia emocional desmedida hacia la pareja. Muchas personas lo pueden confundir con ‘exceso de amor’ o con celos, pero en realidad se podría definir como una obsesión por la otra persona. Esta dependencia emocional es, en algunos casos, tan grande que hace que mujeres maltratadas sean incapaces de romper sus matrimonios.

¿SEXOADICTO YO?

¿Pierde el control cuando se trata de sexo? ¿Sufre de abstinencia cuando no lo práctica? ¿Siente una dependencia cada vez más fuerte hacia él? Si la respuesta a estas preguntas es afirmativa, puede que sea un sexoadicto.

Aunque siempre ha existido, la adicción al sexo es una de las más negadas en la sociedad. No fue hasta 1987, cuando la Asociación Americana de Psiquiatría la reconoció como enfermedad. El sexo es una actividad natural, pero pierde esa característica cuando la actividad en cuestión se convierte en un fin en sí misma, llegando a controlar la vida de la persona en lugar de enriquecerla.

A una persona le puede gustar el sexo en mayor o menor medida, pero cuando éste se convierte en una obsesión que se antepone a la vida cotidiana (relaciones de pareja, relaciones sociales, familia, trabajo,…), y ocupa todo el pensamiento de la persona, se puede hablar entonces de una conducta obsesiva. Es decir, una adicción.

Causas

El origen no se conoce en detalle, aunque hay algunos aspectos que pueden influir a la hora de padecerla. Hay algunas dimensiones de la personalidad, (como no quererse demasiado a uno mismo o ser demasiado impulsivo), que pueden afectar.

Hay estudios que indican que el 80% de las personas adictas al sexo tienen antecedentes traumáticos, debidos a abusos sexuales. En otras ocasiones, un sentimiento de vacío o soledad o los rechazos a nivel afectivo erótico empujan a este tipo de comportamientos, sin necesidad de tener ningún antecedente traumático. De cualquier modo, esta adicción es más frecuente en hombres que en mujeres.

¿Cómo se comporta un sexoadicto?

Los sexoadictos, suelen ser personas egocéntricas que sólo buscan su propio placer, sea mediante la masturbación compulsiva, el abuso de pornografía, prostitución… Incluso cuando tienen una relación sexual con otras personas, éstas son tratadas como un número más, como un objeto que satisface por un momento las necesidades del sexoadicto.

Por otra parte, estas personas suelen sentir vergüenza. La actividad adictiva les deja con una sensación de culpa, de vacío, lamentando la experiencia. Sufren también constantes cambios de humor, haciendo difícil para los demás mantener una relación de cualquier tipo con ellos. El sexo es para ellos una manera de enfrentarse a la realidad, a los problemas cotidianos de la vida. Lo utilizan para reducir la tensión, la ansiedad y el malestar interno que les producen estos y otros problemas.

Anorexia sexual

A pesar de que el sexoadicto quiere controlar el exceso desbordante de deseos y de conductas sexuales, no será fácil hacerlo. Al igual que les ocurre a los alcohólicos con la bebida, estos necesitarán más y más actividades sexuales para satisfacer sus necesidades; o dicho de otra manera, para conseguir la embriaguez sexual.

También los adictos al sexo sufren de abstinencia cuando no pueden llevar a cabo la conducta sexual, de tal manera que esto les puede llegar a producir (al igual que en otro tipo de adicciones) temblores, nerviosismo, insomnio…

Se puede ser un adicto al sexo y no mantener relación sexual con la pareja. A esto se le suele llamar anorexia sexual. El adicto prefiere vivir en un mundo irreal, en ese mundo de fantasías en el que se ve inmerso, dejando de lado a la pareja. Suele tener relaciones con su pareja cuando ésta se lo pide, y cuando al adicto no le satisface, busca como alternativa la masturbación inmediata y compulsiva.

Consecuencias de la adicción

Dada la conducta adictiva sexual, se pueden dar una serie de consecuencias a diferentes niveles. Estas personas se pueden llegar a arruinar económicamente cuando invierten todo su capital en satisfacer sus necesidades sexuales (en prostíbulos, masajes eróticos,…).

Por otra parte, y en caso de que la persona adicta esté casada o conviviendo con una pareja, se puede dar la ruptura de este lazo, sobre todo cuando la mujer o el hombre se dan cuenta del continuo engaño que están sufriendo. También se pueden presentar problemas en el trabajo, dado principalmente a que el sexoadicto no puede pensar en otra cosa que en la conducta adictiva, dejando de lado todo lo demás, y con esto el trabajo.

Otros de los efectos colaterales que sufren los enganchados al sexo son la depresión y la ansiedad que produce el no conseguir su fin.

Tratamiento y recuperación

A pesar de la dificultad de encontrar especialistas en esta materia para atenderla, existen tratamientos que ayudan en la recuperación. Se dan fundamentalmente psicoterapias que en ocasiones pueden venir acompañadas por psicofármacos.

La recuperación del sexoadicto requiere mucho tiempo y esfuerzo, sobre todo en el primer año de tratamiento. Estos tratamientos no pretenden que la persona no tenga relaciones sexuales, sino que lo que quieren conseguir es que sean “sanas”.

http://www.mundogar.com/ideas/reportaje.asp?ID=12315&gate=MMO04

© Copyright 1999 – 2008 Vector M

Opinión: Como hemos visto, el mundo de las adicciones es tan basto como los gustos y preferencias que tengamos. Sin embargo en la adicción al sexo estamos hablando de nuestro propio cuerpo, sumado a ello el de alguien más;  el ser vulnerables a infecciones de transmisión sexual (ITS), vih, embarazos no deseados y la ruptura de una pareja si se tiene.

No es algo sencillo hablar de una persona adicta al sexo, sin embargo la mejor opción es buscar ayuda y orientación con profesionales que pueda contribuir en el manejo adecuado de dicha adicción. Dejemos de lado las ideas erróneas de creer que “solos podemos” “el tiempo es el mejor aliado” todo ello solamente prolonga nuestros padecimientos. Es momento de hacernos responsables de nuestra propia vida.

Hasta pronto: A. Janeth Peralta Uribe

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s