30 de abril: Día del niño y de la niña ¿Sexualidad infantil?

Una de las principales trabas a la hora de hablar sobre sexualidad es que los padres no saben de qué hablarles a sus hijos/as, porque ellos mismos no conocen el tema a profundidad. “Los padres necesitan capacitarse y saber cómo ir transmitiendo la información a sus hijos/as a medida que van creciendo”, dice Bateman.

Sin embargo, enseñarle a un padre lo que debe decir no es fácil. Una etapa, en la que el niño/a comienza a preguntarles sobre cosas que él/ella ha escuchado. Son esos momentos que generan una gran tensión en los padres, pues los niños/as están preguntando cosas que el adulto considera “atrevidas para su edad”. “Lo que uno ve desde afuera es como si los niños/as estuvieran irónicamente, tratando de hacer caer a los padres, con una pregunta aparentemente ingenua”.

Es necesario que los padres estén capacitados para saber responder con conocimiento, pero también se recomienda, devolver la pregunta: “qué crees tú, qué sabes tú, de dónde sacaste la pregunta”.

Por lo general, los niños/as ya tienen la respuesta, lo que pasa es que quieren someterla a verificación. Como el niño/a ya sabe ciertas cosas, lo que el padre debe hacer es organizar la información que él ya tiene. “No es necesario darle más información, como algunos piensan, o sacarles una enciclopedia y mostrarle todo lo que es la sexología”.

¿Qué hacer?

Cuando llegue el momento en que tengas que hablar del tema con tu hijo (a), es importante no cometer errores evadiendo el tema, dando explicaciones que no conducen a ningún lado, o bien contestar con frases que no resuelven sus dudas, como por ejemplo:

  1. Aún eres muy pequeño para tratar esos temas
  2. Aún no entiendes términos complicados
  3. Ya te lo dirán en la escuela cuando lleves esa clase
  4. Ya platicará tu papá de eso contigo (cuando son niños, o viceversa)
  5. Ahorita no podemos hablar de eso porque tu hermanito más chico no entendería y le puede perjudicar
  6. Ahora no tengo tiempo, después hablamos

Ahora qué sigue…

Una buena idea es que tu pareja y tú discutan por anticipado sobre lo que se quiere informar al niño llegado el momento, estar preparados por si las preguntas surgen antes de tiempo, de esta forma la confianza con tu hijo (a) se afianzará y es probable que cuando tenga alguna inquietud o problema no dude en acudir con ustedes.

Hablar de sexualidad con los hijos es más que transmitir datos, es la oportunidad de comunicar actitudes, valores y principios que conforman el código de “ética sexual” de cada núcleo familiar.

No obstante se debe considerar que la tarea de los padres de informar adecuadamente a los hijos ya es una necesidad, teniendo en cuenta que los niños están expuestos constantemente a contenidos con componentes sexuales en la radio, televisión e Internet; y requieren de un guía para interpretar esos mensajes y formarse un concepto saludable del tema.

Si no se le brinda al niño esa información, él buscará otras alternativas como los amigos o compañeros de la escuela, bajo el riesgo de que le ofrezcan información errónea, distorsionada o simplemente con una escala de valores diferente a la que se pretende enseñar a un hijo.

Se sugiere:

• Estimularlos a hablar y a hacer preguntas.

• Usar un lenguaje claro y llano.

• Establecer relación entre el amor, el sexo y la intimidad.

• Mantener una atmósfera calmada y libre de críticas para sus discusiones.

• Discutir la importancia de la responsabilidad.

• Mantenerse siempre dispuestos a contestar las interrogantes del hijo (a).

Recuerdas cómo aclararon tus dudas sobre sexualidad en la niñez?  ¿Por qué ella no tiene pajarito? Las niñas de rosa, los niños de azúl. Estos y otros comentarios han formado parte de nuestra educación sexual desde ser niña o niño.

Hablar de sexualidad no tiene un código que diga “genitalidad” los niños y las niñas buscan aclarar o corroborar información que indiscutiblemente les llegará del entorno. Por lo que buscarán respuestas en el hogar y sino las encuentran lo harán con alguien cercano.

Es responsabilidad de los progenitores crear una atmósfera de comunicación clara y sencilla acorde a la edad y tipo de preguntas que hagan sus hijos (as). Ser padres no es una tarea sencilla, pero puede resultar la experiencia más satisfactoria cuando dicha función se considera más que un “deber” es un “quiero ser”.

Hasta pronto: A. Janeth Peralta Uribe (Psicóloga y Sexóloga)

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s