Sexualidad Femenina.

Sexualidad femenina, el sexo oculto? Hablar de la sexualidad femenina es un tema que ha tomado relevancia y demanda. Anteriormente rodeaba a dicho tema una serie de mitos, tabúes, represiones, miedos, dudas, sin embargo pese a que ya se ha investigado más al respecto. La sexualidad femenina sigue con algunas incógnitas y demandas.

Iniciando con el aspecto biológico, los genitales masculinos se encuentran externos, los genitales femeninos están ocultos. Esta característica es visible incluso desde antes del nacimiento, lo cual permite la identificación de sexo femenino y masculino. Ello trae consigo no solamente la cuestión biológica, pues depende de ello el nombre asignado, las expectativas familiares, sociales y culturales, incluyéndose la manifestación sexual.

El tener genitales ocultos trae consigo un mensaje de sexualidad oculta? Es fácil poder observar los genitales de un niño pues son externos, sin embargo en las niñas esto no resulta sencillo, ya que implica auto explorarse para conocerse mejor y esto no es meramente un acto físico, sino trae consigo un acercamiento a su propia intimidad, la cual está condicionada social, cultural y religiosamente en una frase: “No te toques” ello limita inicialmente la vivencia erótica femenina, pues conforme la niña va desarrollándose experimenta la necesidad de conocerse, tocarse, sin embargo en su mayoría de situaciones esto causa culpa o el ser una mujer mala.

El placer femenino no se había tomado en cuenta hasta la segunda mitad del siglo XX, al poder rechazar al hombre, cuando la mujer no quería tener un contacto sexual.  Expresando un “no quiero” siendo así donde se inicia tomando decisiones sobre su propia vivencia erótica.

¿Existe una sexualidad normal? Algunas mujeres se autocalifican por términos que han escuchado: frígidas, frías, desinteresadas sexualmente, fogosas; sin embargo no es posible encasillar la sexualidad en un rango o cifras, sí es posible hacer una comparación de cada vivencia erótica – sexual, considerando la propia persona con su pareja. Entendiendo será más factible entender con mayor claridad la propia experiencia sexual.

La sexualidad es un terreno muy especial en el cual se conjugan: lo biológico, psicológico, cultural, social, familiar, religioso. Todo ello puede afectar directamente el “yo” tanto de hombres como mujeres. El no ser la pareja sexualmente esperada es algo que ocasiona inseguridad, falta de confianza, alteración en la autoestima, concepto de virilidad y feminidad. Lo cual puede interferir directamente para una posterior relación sexual.

Uno de los grandes errores que se le atribuye a la pareja es el no “saber” lo que es agradable o satisfactorio, por ello es necesario tener un mejor acercamiento al propio cuerpo, experimentar sensaciones que permitan explorar de manera más integral la vivencia erótica – sexual.  Porque la satisfacción sexual es un asunto compartido.

Hasta la próxima: A. Janeth Peralta Uribe (psicóloga y sexóloga)

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s